add share buttonsSoftshare button powered by web designing, website development company in India

El tiempo ya se cuenta por semanas

0

Escribe: @Federico Reyes Heroles

El final es un abismo y se acerca. Él sabe que ha fallado. Por más que, en ocasiones, parezca vivir en otro planeta, sabe lo que ha ocurrido y está ocurriendo.

Su gestión no soporta el juicio de la historia. Por eso no quiere llegar ahí. La desesperación se ha apoderado de él. Tiene que fugarse, sin mirar atrás.

La violencia se ha apoderado del país. Muchos afirman que con su consentimiento. Pero, aunque no fuera así, el resultado es brutal.

Hace unos días y de manera espontánea, el gran Ciro Gómez Leyva, que realiza un trabajo formidable en defensa de nuestras libertades y de la República, efectuó un recuento de los estados en que el narcotráfico se anuncia como el gran obstáculo para la elección. Ciro, con el ceño más fruncido que de costumbre, en diálogo con su equipo, empezó a recordar hechos violentos recientes, en el Estado de México y otras entidades, mencionó poblaciones, la extorsión, los muertos, un cúmulo de hechos y también el dilema de quedarse a vivir allí.

Qué si la Guardia Nacional llegaba y se iba, etcétera. Pero, conforme fue mencionando entidades, se dieron cuenta de que era la mitad de la República. Y qué decir de las violaciones a derechos humanos (156 mil 743), un crecimiento de 9.1%.

Y en esas estábamos cuando Loret de Mola, que es otro referente obligado, empezó su serie El clan, sobre los hijos del Presidente y sus negocios, sobre Boby –menos ruidoso– y las uñas de sus amigos metidas en la construcción del Tren Maya y bueno, a pesar de todas las presiones que se ejercen sobre los medios, los materiales de Loret circulan y muchos gracias a las “benditas redes sociales”. Lo mismo que con el exitoso Alazraki. Son incontenibles.

Es el mismo Loret que desafió al Presidente a hablar de los ingresos de ambos, los del periodista y los inexplicables de alguien que vivía sin trabajar. ¿Fin de la corrupción? Pasará como el régimen más cínico del que se tenga memoria.

Y, de pronto, Max Kaiser, con la colaboración del Consejo Nacional de Litigio Estratégico, consiguió un amparo histórico. En el que se establece que la “mañanera” viola la Constitución. Las personas que han sido estigmatizadas, que han recibido agravios sin fundamento, sobre las cuales han caído calificativos que descalifican, son cientos a lo largo de cinco años, podrán acudir a ese amparo como precedente jurídico.

El que parecía genial e intocable mecanismo de control informativo, podría recibir una cascada de señalamientos y terminar en el museo internacional del autoritarismo.

En esas estábamos cuando una noche, varios edificios de la Ciudad de México fueron iluminados con la leyenda “Morena falló”.

La irresponsabilidad y los engaños se dan de topes. Ahora los noticiarios graban las llamadas a la “superfarmacia” que, con mucha frecuencia, responde, no, no la tenemos, o el influencer que se grabó en un vuelo de Mexicana, en el cual iba… solo.

La misma Mexicana que en el fallido vuelo inicial a Chetumal festejado en la mañanera y que terminaría en Mérida por un –¿previsible?– banco de niebla, también tendría que retrasar su despegue porque alguien –no entrenado– tiró combustible en la pista. Y qué decir del documento de la Semarnat dado a conocer por El Universal que acredita que los trabajos del puerto de Dos Bocas no están terminados, por lo cual las operaciones de barcos resultan riesgosas. Y las noticias siguen. ¿Soberanía alimentaria?

Pues resulta que la producción de maíz está en los niveles del 2016 y empeorando. Dirán que la escasez de agua en varias ciudades no es responsabilidad de Morena. Pero sí lo es, en tanto que no se repararon fugas, no se impulsó el tratamiento de aguas residuales, etcétera.

Fin de la fiesta, a fugarse. De ahí la venta de un futuro con nuevas reformas que, él lo sabe, hoy, están muertas. Son propaganda, otro engaño.

Se fuga… al futuro. Que vaya solo.


Please follow and like us:

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.