add share buttonsSoftshare button powered by web designing, website development company in India

Inconfesables nexos de AMLO y EPN

  • Morenista protege a peñistas
  • Les perdonó todo, en absoluto
  • Los bemoles de los maximatos
  • El poder presidencial se hereda
  • ¿Rocío Nahle perderá ante Yunes?
  • Veracruzanos ofendidos por trampas
  • Toyota, inversiones para su Tacoma
  • Dr. Simi apoya a discapacitados

«Para que no se pueda abusar del poder, es preciso que el poder detenga al poder«

Montesquieu (1689-1755) Escritor y político francés.

Escribe: Víctor Sánchez Baños

Mi tesis sobre la sucesión presidencial, se basa en los nexos entre el presidente en turno y quien le cuidará las espaldas en el siguiente sexenio.

Más que una tradición es un acto de complicidad; una cadena de eslabones que se armó en los gobiernos postrevolucionarios y, concretamente, tras el asesinato de Álvaro Obregón.

Los asesinatos eran el común denominador en la política mexicana, hasta que llegó Plutarco Elías Calles e instrumentó toda una trama para mantener la paz institucional, mediante el lenguaje que entendían los militares: el de las armas.

No quiero caer en el detalle histórico, pero la Revolución Mexicana fue un pleito que utilizaron pretextos sociales para renovar la clase política y los nuevos “generalotes” se apoderaron de la riqueza de hacendados. Justificado o no, no hubo una justa distribución de la riqueza y sólo nació una nueva clase dominante con Poder y Dinero.

Estos generalotes aglutinaron riquezas que no han podido acabárselas varias de sus generaciones.

Con Obregón se inició esa cadena de complicidades en la silla presidencial. Impuso a Calles y éste aparentemente estuvo en el magnicidio de Álvaro, a quien quitaron del camino de Plutarco para legar a la Presidencia. De ahí en adelante, en su Maximato i puso a Emilio Portes Gil, Pascual Ortiz Rubio, Abelardo L. Rodríguez y a Lázaro Cárdenas. Este rompió la maldición y envió al fundador del PRI al exilio.

Así, Cárdenas pudo gobernar sin la sombra de quien era el “rey” de México.

Pero la tradición la mantuvo el socialista y fundador del cardenismo, quien también quería dejar su Maximato, pero fue frenado por su sucesor, Manuel Ávila Camacho, otro general emanado de la Revolución Mexicana.

Después llegaron los civiles, quien también dejaron a sus sucesores. Ávila a Miguel Alemán; Alemán a Adolfo Ruiz Cortínez; este a Adolfo López Mateos; López (quien se dijo socialista en su gobierno), dejó a Gustavo Díaz Ordaz, de ultraderecha y luego éste dejó a un ultraizquierdista (de dientes para afuera) Luis Echeverría quien endosó el poder a José López Portillo y a su vez dejó a Miguel de la Madrid. Por decisión del presidente quedó Carlos Salinas. 

Aunque se viera a ojos de los espectadores, una disputa por la sucesión, siempre imperó la voz del presidente en turno. Incluso con la sucesión a opositores, lo que quedó manifiesto, en forma abierta con Enrique Peña y AMLO. 

Sin embargo, la cadena se rompió con el asesinato de Luis Donaldo Colosio y llegó Ernesto Zedillo, quien impidió la llegada del Maximato salinista. Para evitar que seguidores de Salinas pudieran llegar al gobierno siguiente, Zedillo rompe con el PRI y abandona a su candidato, Francisco Labastida Ochoa. Llega Vicente Fox, quien fue chamaqueado por el entonces líder del PAN, Felipe Calderón, quien gana la Presidencia y necesitó del apoyo de Fox. Calderón, para evitar que llegaran los panistas y en especial los yunquistas. Prefirió regresar el poder al PRI, con Enrique Peña Nieto, quien al ver en riesgo su libertad, por los saqueos en su gobierno, prefirió negociar con López Obrador. 

AMLO no cuestionó a EPN y no lo metió a la cárcel; heredó el contacto del presidente en ese momento de Estados Unidos, Donald Trump y, por si fuera poco, perdonaron a sus alfiles y torres, como Aurelio Nuño, Luis Videgaray, Alfredo del Mazo y Luis Miranda. A los desechables, como Emilio Lozoya, lo dejó en manos de la justicia y de la cárcel. A sus files, el morenista, les dio impunidad y poder.

Aquí están los inconfesables nexos entre AMLO y Peña Nieto. El priista abandonó a José Antonio Meade, el candidato priista y bloqueó a Ricardo Anaya, quien amenazó con meter a la cárcel del de Atlacomulco.

La pregunta: ¿será Claudia Sheinbaum quien proteja a López Obrador cuando salga del Poder? 

La respuesta: seguramente sí, siempre y cuando no trate de crear un Maximato, ya que el carácter de Claudia, seguramente no selo permitiría.

De Xóchitl Gálvez, ni hablar. Ni fu, ni fa, como se dice en la adolescencia.

PODEROSOS CABALEROS

PEPE YUNES

La lucha por la gubernatura en Veracruz se perfila en “muy cerrada”. No levanta la aspirante zacatecana al gobierno estatal, Rocío Nahle, pese a la gran ayuda multimillonaria del gobernador por Morena, Cuitláhuac García, uno de los peores en la historia de ese Estado. La franquicia de López Obrador, no es suficiente y en las urnas podríamos ver que Veracruz se divide en 2: el norte y el Sur. En el norte, domina José Yunes, el candidato del PRI, PAN y PRD, en tanto que el sur y en las zonas petroleras como Coatzacoalcos, es de Rocío. Ni con todo el dinero de Dos Bocas es suficiente para lograr el triunfo en las urnas. Ser zacatecano en Veracruz es un obstáculo, pese a que cambiaron la Constitución para abrirle las puertas. Los veracruzanos están vacunados contra las trampas políticas.

TOYOTA

Bajo el liderazgo de Guillermo Díaz, Toyota de México, comenzó la producción de la cuarta generación de camioneta pickup Tacoma. Será ensamblada en sus plantas de Baja California y Guanajuato, que realizan la producción de esa empresa automotriz, desde hace casi 20 años. Prevé la automotriz japonesa, producir más de 283 mil unidades de esta nueva generación de Tacoma durante el primer año de manufactura.

RESPONSABILIDAD SOCIAL Y GOBERNANZA

DR. SIMI

La Fundación del Dr. Simi, que preside Víctor González Herrera, busca favorecer a personas con discapacidad en el ámbito laboral. Para ello, estableció una alianza política con el PVEM, de Karen Casrtrejón, a fin de reformar la Ley del Impuesto Sobre la Renta para otorgar a los empleadores que contraten a personas con discapacidad un estímulo fiscal equivalente al doble del salario pagado, siempre que los trabajadores posean un certificado de discapacidad emitido por el IMSS o la Secretaría de Salud.

vsb@poderydinero.mx

@vsanchezbanos

Please follow and like us:

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.