add share buttonsSoftshare button powered by web designing, website development company in India

Taller de Pintura de Carlos Cárdenas

Pintar es algo más que una forma de pasar el tiempo, quienes lo hacen, incluso sin ser profesionales, buscan encontrar o decir algo. La práctica artística desde antiguo representaba un actividad que mediante la imitación (mímesis) buscaba, ya sea rememorar momentos paradigmáticos fundacionales de una cultura, el contacto con la divinidad e incluso, una forma privilegiada de conocimiento, y así es, en efecto, porque la actividad artística, por un lado nos da acceso a dos realidades: aquella objetiva, donde descubrimos la forma en que ha sido construida la realidad y, por otra, el misterio que encierra la belleza que se manifiesta en la naturaleza y las obras de arte, belleza que encuentra su correspondencia con el alma humana, capaz de reconocerla porque ella misma es armonía.

El que pinta debe poner una atención especial sobre el objeto que desea representar, y al hacerlo se aparta de la actitud convencional que ejercemos en el día a día con finalidades prácticas y la sustituye por una contemplativa,  asume una posición de diálogo con el motivo y es capaz de aprehender su esencia, lo que le es más característico y universal, con el propósito final de dejar su testimonio sobre la tela , pero no mediante una fría copia sino a través de un proceso creativo filtrado por la subjetividad que es capaz de mostrarnos la realidad, ya sea desde un ángulo personal (interpretación) e incluso superada (idealización), así pues, pintar ya no significa destinar un tiempo para el esparcimiento sino hacerlo para ofrecer a los demás lo que se nos escapa en el desenfrenado acontecer de nuestras vidas;  pintar, es, de algún modo, una “llamada de atención”.

“La belleza sirve para entusiasmar en el trabajo, el trabajo para resurgir” dice el poeta polaco Cyprian Norwid, mostrándonos, de alguna manera, la noble misión del arte; mientras las sociedades fomenten y promociones las manifestaciones artísticas que buscan la belleza el ser humano encontrará el entusiasmo necesario para afrontar todo desafío y adversidad manifestando así la dignidad de su especie.

A tres décadas de haber iniciado nuestro taller de pintura podemos constatar con satisfacción que los resultados rebasaron todas las expectativas: muchas personas tuvieron acceso a los fundamentos del arte pictórico, pusimos nuestro granito de arena para la creación de nuevos públicos interesados en las artes, presenciamos la realización profesional de varios jóvenes que optaron, ya sea por el arte, el diseño o la arquitectura como forma de vida y, tal vez, lo más importante, generamos un espacio de trabajo donde la pintura se convirtió, no solo en una forma de crecer individualmente, sino también una oportunidad para compartir con los demás aquello que no deja de asombrarnos,  un recordatorio de que en el pesado devenir de la rutina diaria existe siempre la oportunidad para retomar fuerzas al contemplar la belleza que, a manera de regalo,  no deja de manifestarse por todas partes.

Please follow and like us:

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.