add share buttonsSoftshare button powered by web designing, website development company in India

“Rancho”, expresa el origen en el Revueltas

En el marco del Festival Cultural Revueltas, la Secretaria de Turismo y el Instituto de Cultura del Estado de Durango, presentaron la exposición “Rancho” del  zacatecano Humberto Valdéz, en el Museo de Historia y Arte “El Palacio de los Gurza”.

En dicha inauguración de la exposición estuvieron Rogelio Domínguez, Coordinador de museografía y artes plásticas del ICED, César Bernal, Director del Museo de “El Palacio de los Gurza”, Israel Torres en representación de Humberto Valdéz y el público del ámbito cultural. 

Humberto Valdéz, estudió la Maestría en  Artes Visuales en la Academia de San Carlos, ENAO/UNAM. Fundador y director, desde hace 14 años del Taller de Grabado y Dibujo, “La Imagen del Rinoceronte” (TIR). Acreedor a numerosas becas, premios y reconocimientos por su trabajo artístico: El Premio Único de Adquisición en la categoría de grabado, XI Bienal Nacional de Pintura y Grabado Alfredo Zalce, 2019; y muchos más.

Pensar en el “Rancho” nos  ofrece por lo menos dos posibilidades, la primera permite a quienes habitan en el semidesierto zacatecano, pensar en la tierra colorada, la segunda a una sociedad generalizada para referirnos con cariño al lugar de origen, sin importar si es una pequeña comunidad o una ciudad.

En el caso de Humberto Valdéz, las posibilidades convergen en la obra “Rancho”, compuesta con cerca de 40 piezas, cuyo origen es grabado en relieve, han sido sometidas a linóleo a gran formato, impresión tradicional, impreso por modulación; intervención, frotage, grafismo, esténcil, corte papel, sellos, costura sobre papel de algodón arches 100%; técnica mixta, xilografía, collage, dripping, monotipo, golpes de impresión, varios colores, descarga, objetos, perforaciones y recortes.

“Rancho” es una obra compuesta en serie, algunas de sus piezas son: “Música del Silencio”, “Punta Norte”, “Rancheros”, entre otras.

Es un homenaje a Zacatecas, a  los abuelos, a los padres, a los muertos por la vida y a los que vienen. Se encuentran personajes que podrían habitar en rancherías, como figuras que se convirtieron en su relación particular con el “Rancho” de Valdéz.

El artista se mete en sus personajes, porque los rostros son inconfundibles, el autor se convierte en sol implacable que deja constancia a su paso, sobre el rostro de los protagonistas.

“El –Rancho-, la tierra y el lugar de origen se llevan grabados a sangre y destino, no solo en la piel, sino en el acto creativo”, recalcó Humberto Valdéz; en un texto enviado para la presentación de su obra.

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.